giovedì, agosto 04, 2011

El aroma del domingo

La primera vez que Carmen vio a Iván supo que le robaría el corazón. Aún recuerda como si fuera ayer aquél traje italiano gris que hacía juego con su corbata a rayas azules y los zapatos negros bien lustrados. Pero lo que nunca olvidará, ni en el último de sus días es ese aroma amaderado que parecía desprenderse lentamente de su piel bronceada, como diamantes invisibles portadores de efluvios eternos.

Todo esto pasó un lunes en aquél lujoso almacén donde Carmen era encargada de entregar muestras de perfumes, por eso había aprendido a reconocer la esencia de un hombre por su aroma: Cítricos para jóvenes (y no tanto), que también le huían a los compromisos; dulzones para los de gustos anodinos y los otros, los de maderas -como el de Iván- para los elegantes, y los que casi nunca tendrían única dueña.

Es así como Iván, siempre acostumbrado a las miradas del sexo opuesto ese día pasó de largo por el mostrador de Lanvin, donde atendía Carmen. ¿Qué hizo entonces que él volteara? nunca lo supo a ciencia cierta, pero intuía que eran tantas las feromonas que habían explotado dentro de su ser, tan imperiosas las ganas de que él le notase, que por alguna razón lograron que Iván se detuviera y girase lentamente hacia ella, una mirada que a él, tan acostumbrado a ser deseado le supo diferente a las otras.

Fue un instante detenido en el tiempo, como si al mirarse se desnudaran mutuamente y su piel adquiriera la sensibilidad de un pétalo de rosa, o la ternura de un clavel. A Carmen le gustaba recordar así ese día, entre aromas de bosque y de flores. Su Iván había llegado a su vida. Qué importaba lo demás, qué más daba si el fin de mes se acercaba y si aún estaba liada para pagar la renta. En ese instante había dejado de importar la compañera de al lado, veinte años más joven, de piel tersa y a la que todos los clientes se dirigían dejándole onerosas comisiones de más del doble del que ella percibía. Y por supuesto, en ese instante no importaba lo mucho que Adrián la había lastimado, como aquél día que estando ebrio por primera vez la acariciaba y le decía que pensándolo bien no era tan fea.

Por eso, en ese instante todo lo demás no existía, el sol que se colaba por el enorme domo multicolor del almacén y que tenía formas barrocas iluminaba su rostro. Desde lejos un niño los miraba curioso del brillo en sus ojos agarrado del brazo de su madre, que a su vez eran seguidos por su muchacha quien cargando las bolsas soñaba con comprar un vestido de ahí algún día.

Y así duraron un buen rato, no recuerda bien cuanto pero que le supo eterno, hasta que por fin él le preguntó con una sonrisa preciosa que si se conocían de alguna parte, Y hablaron de todo y de nada, de lo humano y lo divino. Él le contó que siempre había usado Dolce & Gabbana tradicional, y le preguntó que si era nueva porque no le había visto antes. Después le dijo que había quedado para beber un café con compañeros del trabajo y partió de ahí dejando a Carmen con la promesa de recogerla el viernes a las nueve.

En ese momento y sin saberlo, Iván le había dado una razón para sentirse viva. Y es que hacía tanto que en su vida había tanta rutina. El despertador a las siete, poner el pie derecho en el suelo al levantarse de la cama por aquello de la mala suerte e ir por un café aguado para coger el valor suficiente de enfrentar el día. Desayunar algo de fruta y fibra por si lograba por fin comenzar su dieta sin arruinarla al llegar la cena y zamparse de pan y mermeladas, viendo con envidia las vidas felices de los príncipes de gales en la tele.

Ese día, el resto de su día fue diferente. Ahora comenzaba a cobrar sentido aquella dieta, y entonces le vino a la mente que para esa noche sería bonito pintarse las uñas de rojo y estrenar por fin ese vestido negro que había comprado a plazos con su tarjeta de empleada. Por fin usaría lencería bonita que le había traído su jefa de su viaje a Colombia y no las bragas grandes de siempre, incluso usaría sandalias altas y sin medias.

Una chispa se había encendido en Carmen, una sensación de nervios en el estómago que le ponía la piel al borde y los nervios de punta.

Quién sabe si esta vez sería diferente, si esa mirada sería la misma que vería todos los días al despertarse por la mañana al abrir la ventana para dejar que se colaran los rayos del sol, si irían juntos al súper mientras él le comentaba lo que le gustaban las novelas negras de Henning Mankell y ella le escogía los duraznos más rojos, porque a Iván le gustarían los duraznos.

Quién sabe si sería divorciado, con hijos profesionistas o si como su aroma había vaticinado sería un hombre casado y en cuyo caso las ilusiones de Carmen se convertirían en agua que cae al suelo y se evaporarían bajo un sol extenuante.

O quizás, tal vez, la despertaría con un beso en la nariz por la mañana para luego decirle lo bonita que se ve sin maquillaje, con esos nuevos pliegues en el rostro para luego desayunar en el parquet sin muebles de su nuevo piso de paredes blancas y ventanas grandes, por donde se colaría el aire moviendo las cortinas y dejando entrar el aire del domingo.

Porque el domingo huele diferente.

Etichette: , , ,

"

24 Commenti:

" Blogger YM ha detto...

Me conmovió y el encanto del domingo, me hizo recordar un domingo bien especial... ¡Hermoso!

agosto 04, 2011 7:27 PM  
" Blogger Manuel ha detto...

Los domingos, ¡son los domingos!

agosto 04, 2011 7:55 PM  
" Anonymous Lily ha detto...

Órale! Pos vaya sorpresa !
Estuvo requetepadre !

Querido Tessitore, Sí soy yo y no sé si lo que he escrito es correcto o no...jajaja

Me ha gustado mucho la historia llena de sentimientos, emociones, esperanzas, ilusiones, sueños...

Tardaste...pero valió la pena.

Besos

agosto 04, 2011 8:20 PM  
" Anonymous Fabiola ha detto...

¿y? no me digas que todo quedó en una promesa... que la ilusión sólo fue ilusión.

agosto 04, 2011 8:43 PM  
" Anonymous silabario ha detto...

Querido Tessi!!! Hermosa forma de emocionar un domingo!
Me hiciste acordar a un domingo muy especial que vivi con Clau, nuestro primer domingo! Cuántos recuerdos!!!
Hermoso relato! Me has conmovido querido amigo! Te dejo besos y abrazos y ya nos estamos viendo

agosto 04, 2011 10:30 PM  
" Blogger le cid ha detto...

Mi queridisimo Tessitore...

No sabes el placer que me ha dado oler esta entrada tuya... Es como si un perfume embriagador me hubiese arrastrado hasta aquì!

Creo que es algo muy comùn, que el amor nos dé alas y nos haga imaginar un arbol donde todas las ramas son posibilidades.

Como solìa decir mi madre: Lo importante del amor no es tanto tener la certituid de ser amados, sino simplemente creer que asì es.

Un abrazo enorme, esta vez por favor no nos dejes tanto tiempo esperando la pròxima!

Te quiero.

agosto 05, 2011 6:36 AM  
" Blogger DALI ha detto...

No sé.
Si pedirte una segunda parte.
O que lo dejes en mi mente.
Donde todo,
absolutamente todo.
Es posible.

Te quiero. ¿ lo sabes ?

agosto 05, 2011 11:50 PM  
" Blogger fgiucich ha detto...

Una hermosa historia de amor con final abierto. Buen regreso. Abrazos.

agosto 07, 2011 7:35 AM  
" Blogger VivaLaFa ha detto...

Yo soy Ivan, no ve?!?! jajajaja.
No, ese no es mi comentario... solo no pude evitarlo.

Ok, aqui va:

"Y ahora Carmen revive y trata de encontrarse, todo por amor..."

Si, los domingos huelen diferente, pero nos quedamos en viernes!
Es Ivan solamente una esperanza? Es Carmen una Penelope?
No puedes siempre hacerme adivinar!
(even if its fair!)

agosto 07, 2011 9:17 PM  
" Blogger Tessitore di Sogno ha detto...

Querida YM,
Antes que nada agradezco enormemente tu comentario y los inmerecidos cumplidos. Me gustó que lo hayas disfrutado porque lo escribí pensando en que hay tantas mujeres aún hermosas y llenas de sueños que quizás sólo necesitaran un poco de autoestima mezclado con necedad.
Te mando un abrazo bien fuerte.
Me quedó la duda de si tú eres nuestra querida Areli de Puerto Libre, lo digo por Venezuela.

agosto 08, 2011 7:10 PM  
" Blogger Tessitore di Sogno ha detto...

Y los domingos también son para la Harley y desayuno en la terraza. ¿o me equivoco?

agosto 08, 2011 7:11 PM  
" Blogger Tessitore di Sogno ha detto...

Lily,
Te voy a traducir al español de España lo que me pones en perfecto mexicano:
"¡Joder tío!, pero que pasada! Está guay"
Queridísimo Clavel mío, te quiero!

agosto 08, 2011 7:14 PM  
" Blogger Tessitore di Sogno ha detto...

Fabi,
Me encantan los finales abiertos por dos razones: me libro de escoger un final so pena de que sea nefasto y dos: que el final se lo da cada lector y ese es siempre el ideal.
¿Has leído la novela FIN, de tu compatriota David Monteagudo?
Ojalá lo leas y me cuentes tu final. Abrazos.

agosto 08, 2011 7:22 PM  
" Blogger Tessitore di Sogno ha detto...

Pibe!
Qué alegría tenerte por aquí, caro amico!
Algún día vos tenés que contarme ese domingo con todos sus pelos y señales!
Nos vemos en Septiembre ché... cuento los días!

agosto 08, 2011 7:24 PM  
" Blogger Tessitore di Sogno ha detto...

Rodri de mi corazón!
Amigo, no sabes que gusto me dio leer tu comentario.
Y es que me acordé mucho de tí mientras lo escribía. Me preguntaba qué pensarías de esos aromas.
Te voy a confesar que mi perfume de siempre ha sido, precísamende ese D&G tradicional, ¡me desquicia!.
Y luego Oxygen, de Lanvin, me trae muchos recuerdos de mi primer noviecito, toda una historia llena de matices que por aquí no se pueden contar.
¡Felices vacaciones!
BACIO

agosto 08, 2011 7:29 PM  
" Blogger Tessitore di Sogno ha detto...

Mi niña,
Todo, absolutamente todo es posible, como el encontrarnos en Antigua y darnos un abrazo prolongado y silencioso.
Algún día.

agosto 08, 2011 7:31 PM  
" Blogger Tessitore di Sogno ha detto...

Caro fgiucich,
Siempre fiel a mi blog.
Un abrazo fuerte

agosto 08, 2011 7:31 PM  
" Blogger Tessitore di Sogno ha detto...

Caro Ivan,
Pero qué guapo eres, jajajaja
El encanto del domingo es justamente uno que has venido a encontrar desde que estás con Vince, un aroma familiar, de unión, de amigos, de comida en casa, de una peli y una coca fría...
Me gusta la Fa de los domingos.
Me inspiré para escribir este microrelato en Carmen Maura, mi actríz amada. Y ese Iván es por aquél personaje homónimo de la mejor peli de Almodóvar: Mujeres al borde de un ataque de nervios.
Esa peli retrata, justamente, a una mujer enamorada, o mejor dicho a muchas mujeres enamoradas.
Y la he visto tantas veces que ya ni me acuerdo cuántas, pero que me sé los diálogos de memoria, como esta escena que te acabo de subir a youtube en que dobla al castellano una escena de "Casablanca", que previamente ha doblado Iván. Él la dobló antes que ella, porque ahora está con otra mujer, y ella lo sabe. Lo que él no sabe es que ella espera un hijo de él. Mira y llora:
http://youtu.be/0BnGPBSffjQ
BACI FA!

agosto 08, 2011 7:54 PM  
" Anonymous Marion ha detto...

No se trata solamente de un aroma de domingo.
Tampoco de un simple relato abierto para la imaginacion del lector.
Está minuciosamente elaborado. Hay demasiados detalles que no pertenecen a la pareja, pero sí al encuadre casi cinematográfico de la acción (el niño tomado de la mano de su madre, la ensoñadora criada detrás, etc.)
Esto es el principio de una novela breve, que podrás ir desgranando en próximos posts.
Lo siento de esa manera.
Está magníficamente planteado el escenario, falta el "cámara, acción!!"

agosto 13, 2011 10:06 AM  
" Blogger Tessitore di Sogno ha detto...

Querida hermanita,
De todas las opiniones sobre mis tonterías que escribo sin duda las tuyas son las de más peso, porque sé que no dices cosas sólo por halagar y porque has leído tanto que un comentario así, viniendo de quien viene, vale por dos.
Traigo en mente desde hace tiempo escribir un libro de anécdotas autobiográficas, no tendría desde luego la calidad de "Los días azules" de Vallejo, ni "El olvido que seremos" de Faciolince. Pero si las historias desgarradoras y también las plagadas de felicidad dionisiaca. Me alientas a seguir leyendo y escribiendo para que algún día se cumpla ese sueño.
Sabes, me gusta mucho el cine de Wong Kar-Wai, es arte puro lleno de sensibilidad, te llevo algunas ya pronto.
Te quiero y gracias por tu apoyo siempre incondicional.

agosto 14, 2011 10:31 AM  
" Blogger Tessitore di Sogno ha detto...

Mira esto, hermanita:

http://youtu.be/NffROncSAIA
http://youtu.be/N6ltp0Ot-00
http://youtu.be/SqBvqwyhjAI

Quizás tengas razón y aquí estén mis influencias. Algún día contaré mi vida llega de tragedias desde esta perspectiva llena de detalles en cámara lenta.

agosto 14, 2011 10:36 AM  
" Blogger marichuy ha detto...

Querido Tessitore

Hubo una época en que para mí los domingos me resultaban demasiado nostálgicos. Eran días que hablaban de la soledad, que sólo servían para recordar la alegría vivida tiempo atrás. Ahora no sé, creo que he dejado de sentir nostalgia dominguera como aquella y aunque algo en ellos sigue pareciéndome un poquito melancólico, diría Víctor Hugo, se trata de una melancolía disfrutable, casi dichosa.

Muy grata tu historia, caro mío.

Un besote

agosto 21, 2011 10:53 AM  
" Blogger marichuy ha detto...

PS en que los domingos me resultaban**

agosto 21, 2011 10:53 AM  
" Blogger Tessitore di Sogno ha detto...

Adorada Marichuy,
Me encantó el detalle que comentaras también en este post. Me divierte tanto escribir relatos de mujeres, será porque viví de cerca el dolor pasional de la que más he amado.
Te confieso que el título lo escogí porque para mi, el domingo es el día de estar con la familia, o con los que amas. Y en caso de Carmen, algo me decía que tenía que cambiar esa rutina tan gris. Quizás Iván ni siquiera fue alguien que llegara para quedarse, pero que le recordó que sigue siendo femenina y que aun tiene el poder de lograr lo que quiere. Y de apagar la tele los domingos y salir a respirar ese aire que sin estar chalado ni nada, me huele tan bien.
Por lo demás entiendo perfectamente tu sentir, pues me pasaba con los circos. Mami siempre me llevaba y aun ahora no puedo dejar de pasar por uno sin sentir esa nostalgia tan arraigada en mi.
Te abrazo.

agosto 22, 2011 10:03 PM  

Posta un commento

Iscriviti a Commenti sul post [Atom]

<< Home page