mercoledì, marzo 26, 2008

El bosque de los suicidas



Armonizado por el Nocturno opus 9 nº 2 de F. Chopin hago un recuento de mis bosques...

Siempre he adorado los bosques, bosques de verdes intensos que me brindan la claridad y lucidéz para pensar, bosques rojizos de otoño que me brindan la fuerza necesaria para abrigar el alma y prepararla para el invierno, bosques habitados por seres despojados de deseos cuya felicidad es la propia existencia y es en ella misma que estriba su verdad absoluta.

Bosques que acallan para brindar remansos, bosques que reviven mi alma con neblina en la mañana que cuando toca mis mejillas se convierten en gotas que me hacen sentir tan feliz de estar vivo, que me brindan tantos motivos para no mirar hacia atras, para encontrar esa felicidad que tanto persigue incansable y voraz el ser humano.

Bosques obscuros llenos de estrellas vacilantes que cuando los ves te es imposible alejarte de ese olor a brasas incandescentes y olvidar que el sol aparecerá al día siguiente, para seguir quemando la piel, para asfixiar el aire y dar paso a ese ciclo serpenteante que encontramos apaciguado en el remanso de la cotidianeidad.

Y es en otros como hoy, que vienen a mi mente bosques que desconozco y que me aterran, pero que por ahora solo ellos brindan la esperanza de un amanecer donde la humanidad tiene sentido, donde Al Gore se equivoca, donde el amor si existe, donde mi costal de piedras se va al fondo del mar con una cuerda atada a un enorme "steinway & sons" negro, clásico, flamante; que nunca dejaré de amar.



_._

Luego de que ambos poetas rodeasen el Flegetón con la ayuda de Neso, entran en un frondoso bosque de árboles nudosos, y habitado por arpías. Mientras avanzan, Dante escucha lamentos por todos lados, creyendo que son los pecadores que se ocultan en el follaje. Adivinando su equivocación, Virgilio le aconseja cortar la rama de un árbol, acción que Dante realiza, y que conlleva la molestia del propio árbol, quien le increpa por su falta de piedad.

En efecto, los pecadores de este círculo, son los suicidas, y su castigo, es ser convertidos en árboles y picoteados por las arpías. El árbol con quien los poetas conversan, es Pier della Vigna (poeta y ministro de Federico II Hohenstaufen), quien narra su historia, agregando que, al llegar la hora del juicio final, los suicidas serán las únicas almas que no volverán a entrar en sus cuerpos humanos. La consecuencia de haberse quitado voluntariamente la vida, será arrastrar sus cuerpos hasta este bosque, y colgarlos de sus propias ramas.

En esto se encuentran, cuando aparecen las almas de dos hombres, escapando de un grupo de perras negras. Uno de ellos se esconde tras un arbusto, siendo encontrado inmediatamente por las bestias, y despedazado violentamente. Una vez que han desaparecido las perras y la segunda alma fugitiva, Dante y Virgilio se acercan al arbusto para conversar con el.

La divina comedia (Infierno) - Alighieri 1304.
"

7 Commenti:

" Blogger tnf25 ha detto...

Porque hemos vuelto al bosque? Espero que no sea por soledad impuesta sino por buscar un momento para estar en soledad, bellos son los bosques pero recuerda al árbol proverbial del bosque, ese que cae en medio de su espesura, del cual si nadie se entera que ha caído ¿en verdad cayó?.

Y a veces se me antoja ser suicida, pero se me antoja mas reencarnar, por eso no me suicido.

Un abrazo, desde este lado del bosque

marzo 31, 2008 11:48 AM  
" Blogger LaSconosciuta ha detto...

Creeme caro, que esos bosques que dan a playas frias como en El Piano tambien tienen claros donde no solamente existe el amor sino tambien existe el coraje.
Y es esa la palabra que te repito hoy, una y otra vez: CORAGGIO!!!!!
Gracias por las felicitaciones.
Baci.

aprile 02, 2008 1:22 AM  
" Blogger fgiucich ha detto...

Interesante reflexión sobre ese bosque, adornado con el Nocturno de Chopin y el paseo por el infierno del Dante, donde los suicidas se convierten en árboles. Es, quizás, subrayar, aún más, la soledad de la muerte. Abrazos.

aprile 02, 2008 5:30 AM  
" Blogger Addalina ha detto...

Una reflexión asombrosa, como todas.
Paso a dejarte un saludo y un enorme abrazo.
Besos de hadas

aprile 07, 2008 3:04 AM  
" Blogger Vulcano Lover ha detto...

Detrás de tu bosque de palabras, también frondoso y abundante, se esconden cosas que me gustan... Uno de mis bosques favoritos es el del sueño de una noche de verano de Shakespeare... pena que casi nadie haya sido capaz de representarlo con autenticidad, tan sutil es...

Siempre que oigo ese nocturno me acuerdo de que no entiendo por qué siempre que en una película quieren ponerle música de fondo a un restaurante de lujo, lo usan... me hace sonreir, no sé por qué.

Un beso.

aprile 09, 2008 1:40 AM  
" Blogger São ha detto...

Também apreciei ler a "Divina Comédia" de Dante, em cuja casa já estive muito tempo atrás.
Saludos.

aprile 09, 2008 11:09 AM  
" Blogger Eugenia ha detto...

Pensé en bosque y recordé El Bosque de la Noche, de Djuna Barnes.

aprile 24, 2008 4:02 PM  

Posta un commento

Iscriviti a Commenti sul post [Atom]

<< Home page