lunedì, novembre 13, 2006

Dolce giorno

Lo conocí el día de Muertos en el restaurante de mi mejor amigo (justo en estas fechas me deprimo mucho porque extraño a mi Mami), es muy maduro, la primera persona mayor que yo con la que salgo, centrado, lleno de valores, buenas vibras, educación y ternura, el Sábado me dormí abrazándolo, sus brazos rodeando mi cuerpo, la lluvia melodiosa y en armonía con nuestra respiración nos arrullo toda la noche y sentí tanta seguridad. Ayer fuimos a remar al lago, metimos la lancha bajo un árbol para comer baguettes de Serrano y Chianti Ruffino, sus labios tocando los míos y esos enormes brazos rodeandome, lancé una moneda al lago y pedí que nunca más un wey me lastime como lo han hecho todos los anteriores, anoche ya en mi cama con mi velita prendida me relajé y abracé la almohada suspirando, sonriendo y extrañándolo mucho.


Me abrazaría al diablo sin dudar / Por ver tu cara al escucharme hablar / Eres todo lo que más quiero / Pero te pierdo en mis silencios / Mis ojos son dos cruces negras / Que no han hablado nunca claro / Mi corazón lleno de pena / Y yo una muñeca de trapo. LOdVG.
"

2 Commenti:

" Anonymous Cobayo ha detto...

Suerte señor.

novembre 13, 2006 9:38 PM  
" Blogger el juntacadáveres ha detto...

ay... te odio por ser tan feliz!!!
jajajaja!!! wey que chido!!! en serio... en serio!!! pues que todo salga bien...
abrazos!!!

novembre 15, 2006 9:24 AM  

Posta un commento

Iscriviti a Commenti sul post [Atom]

<< Home page